equilibrio maternidad trabajo

Todos te dicen que tener un hijo te va a cambiar la vida, y lo escuchas tanto que ya lo das por sentado. Pero cuando realmente te das cuenta de esto es cuando tienes a esa pequeña personita en tus brazos, y son los dos contra el mundo. 

Después de algunos meses, por fin crees que ya lo tienes medio controlado. Sus horarios, su alimentación, su ropa. Pero miras el calendario, y es hora de volver al trabajo. ¡La pesadilla! 

Ames o no trabajar, se te hace muy difícil pensar que ahora debes dejar a tu bebé con alguien más. Tan acostumbrados que estaban a estar juntos, y ahora vas a pasar 8 horas lejos de él. No puedes evitar sentir que algo se rompe dentro de ti. 

Lo primero que debes tener en cuenta es no echarte la culpa, eso solo empeorará las cosas. Eres una buena mamá, y lo estás haciendo excelente, no dejes que nadie te diga lo contrario. Algo mágico de convertirse en mamá, es que nace ese sexto sentido que nos dice qué hacer con nuestro bebé. 

Entonces, ¿cómo encontrar el equilibrio entre el trabajo y la maternidad? 

Hay varios consejos que te serán de ayuda si estás pasando por esta situación. 

Confía en ti

Como te dije antes, tu sexto sentido te dirá qué es lo mejor para tu bebé. Ya sea una guardería, una niñera o dejarlo con familiares. Todo depende de tu situación actual. 

No te dejes llevar por los comentarios

No todos van a entenderte en tu trabajo, lo más probable es que a la mayoría no le importe que hayas dormido tres horas o que tengas que irte temprano. Entonces, entrénate para que no te importen las «caras largas» del jefe y algunos pares.

Relájate

Siempre van a haber situaciones en donde todo se va a salir de control y nada va a salir como lo planeaste. Pero colapsar y culparnos no sirve, así que mejor relájate y verás que todo tiene solución.

Organización

Tener tu agenda organizada te ayudará a darte abasto para poder trabajar y cuidar de tu bebé. Separa las horas del día para atender tus varios pendientes, y más que todo, separa el tiempo necesario para descansar. Sin el descanso suficiente no podrás con nada, así que a dormir bien. 

Pide ayuda

Pedir ayuda no es de débiles, y sé honesta contigo misma, es imposible que puedas con el trabajo, bebé, estudios, tareas de la casa tú sola. Debes tener un soporte, ya sea tu pareja o tu familia. 

Con estos consejos, estoy segura que podrás afrontar esta nueva etapa de tu vida. ¡Éxitos!

New call-to-action